Cirugía Refractiva LASIK

Laser Assisted in Situ Keratomileusis (LASIK) es un tipo de Cirugía Refractiva con láser que es utilizada para corregir problemas refractivos como la Miopía, Hipermetropía y Astigmatismo, además de limitar el uso de anteojos por estas causas.

 

Este tipo de procedimiento es realizado por especialistas en Oftalmología con entrenamiento en cirugía láser.

 

¿Cómo se realiza?

 

La cirugía refractiva láser en un procedimiento ambulatorio y tarda alrededor de 10 a 15 minutos por ojo. Se utiliza anestésico colirio para adormecer la superficie del ojo. El especialista instalará un espéculo palpebral para mantener los ojos abiertos e ingresará un instrumento especializado para que a través del láser se cree una capa delgada y circular en la córnea.

 

Posteriormente se repliega esta capa para acceder a la córnea y retirar parte del tejido corneal con el láser altamente especializado basado en un haz de luz ultravioleta fría que es capaz de retirar cantidades microscópicas de tejido y con ello poder moldearla según el padecimiento a corregir:

 

Miopía: Córnea aplanada

Hipermetropía: Córnea empinada

Astigmatismo: Suavización de la forma irregular de la córnea

 

Una vez moldeada la córnea se procede a colocar de nuevo la capa que se creó cubriendo el área trabajada y se espera que sane de forma natural.

 

Después de la intervención es normal sentir picor o ardor en la zona, además de un poco de visión borrosa y opaca, antes de proceder con el alta el especialista evaluará el estado físico y visual del paciente, además de solicitar el apoyo de un acompañante para el regreso a casa.

 

En los próximos días deberá recuperar la nitidez de la vista y continuar con las visitas periódicas con el especialista para registrar su avance.

 

Beneficios, desventajas y riesgos

 

Uno de los grandes beneficios de este procedimiento es que permitirá a los pacientes mejorar enormemente la calidad de la vista, la mayor parte después de la cirugía obtienen una visión 20/20, además de que algunos no requerirían del uso de anteojos nuevamente.

 

Algunas de las desventajas en es que en pocos casos se requiere se realice un procedimiento de retoque meses después de la primera intervención con la finalidad de mejorar la agudeza visual, así como es posible que la vista se recupere en un par de días o tardar semanas e incluso más tiempo.

 

Además que con la edad se irán perdiendo algunos de los beneficios que no son problemas propios de la intervención, sino que a partir de los cuarenta años lo recomendable es utilizar anteojos para la lectura debido al desgaste natural de la vista por la edad.